martes, 26 de junio de 2007

"EL ARTE SIN IDEOLOGÍA ES INSOSTENIBLE"/ "LA POESÍA NO CAMBIA NADA/NADA ES SEGURO PERO HAY QUE ESCRIBIR": FRANCO FORTINI


Franco Fortini: Una Poética. Tensión entre Conciencia y Realidad

Introducción del libro Una Hora Existe (Antología Poética) Selección y traducción de Susana Anfossi, Andrea Calabró y Rita Kratsman Ediciones Asociación Dante Alighieri, 2007-

La elección de nuestro autor se funda esencialmente en la curiosidad que ha suscitado en nuestra larga búsqueda, no sólo esa obra que va desde sus ensayos hasta su poesía, sino el hecho de no haber encontrado hasta el momento ninguna traducción más allá de un par de poemas aparecidos en alguna que otra antología bilingüe. Por esta razón y en la necesidad de conformar un texto que diera una idea más amplia de su estética, es que nos hemos abocado a trabajar con material enviado directamente del Centro de Estudios que lleva su nombre y que pertenece a la Universidad de Siena. Franco Fortini, intelectual comprometido, toma contacto con la literatura de pre y postguerra a partir de un lenguaje de oposición, cuestionando la poesía precedente en cuanto a lo indecible, a lo incomunicable de ese hermetismo representado por las destacadas figuras de Montale, Ungaretti, Quasimodo y Saba. No por ello desdeña el alcance poético logrado en ese período referente a ruptura de lenguaje, formas nuevas, visión diferente del mundo, actitud juzgada por muchos fuera del momento histórico que se estaba viviendo. No obstante ese cuestionamiento, Fortini parte del hermetismo, asimila conceptos del surrealismo y escucha el planteo experimentalista, pero fiel a sí mismo no se deja seducir por la propuesta de ninguna vanguardia. Atravesado asimismo por extrañamientos brechtianos, se lo encuentra siempre entre un pasado que lo prefigura y un futuro utópico. De esta manera habla de una poesía de la expresión, punto en el que disiente con Benedetto Croce quien la considera como una manifestación de lo subjetivo y a la vez declara que la misma no debe transformarse en el brazo armado de la persona ideológica o psicológica.
“Cada uno tendría que alejarse de sí mismo” precisa Brecht, concepto que Fortini avala cuando piensa en la poesía como una estética del límite, como una reformulación del decir poético y su mensaje póstumo.
Por lo tanto el incansable gesto fortiniano modulado en base a la dinámica histórico-política se dirige a ese cambio, rompe con el individualismo y adhiere al distanciamiento. Especifica al mismo tiempo que en la poesía se presenta una comunicación que no debe confundirse con el yo poético y afirma que el personaje Dante habla con el personaje Virgilio, es decir existe el personaje que el poeta eligió para enunciarlo.
Siguiendo con sus postulados, aclara que la poesía es un lenguaje polisémico, que fabrica un todo en el cual persuasión, sugerencia, información, referencia ideológica, evocación y desarrollo temático, interactúan unos con otros dando lugar al sentido poético. Con habilidad desarma y arma cada una de esas piezas, el resultado en consecuencia es la perturbadora sensación de estar frente a un muro sólido y expresivo del que ya nada podrá desprenderse. En otras palabras, la restauración se desliza sensiblemente hacia lo que el poeta se propone: individualizar, para luego insertar las constantes de la condición humana en la urgencia ético-social. Así el autor fuerza a la poesía a hablar y para ello le concede el uso de un lenguaje resistente, un lenguaje que le permita avanzar hacia el cruce con esa verdad dejada de lado por la censura interna y externa.
De modo que la poesía siempre se dirige hacia algo: punto de llegada de la luz sobre las cenizas. Su poema Valdossola ilustra claramente todo aquello que compartió con Brecht:

Y tu fusil bajo la hierba del prado.
Aquí hemos llegado

nosotros somos los últimos
este silencio qué es.

Vendrán
ahora
Vendrán (1)

Y el poema se organiza con una serie de repeticiones que alcanzan un ritmo en el que entran en juego alternativamente, algunos elementos antes mencionados: información, evocación y referencia ideológica. Valdossola es el lugar asociado al refugio de los partisanos en los Alpes occidentales durante la guerra de 1939-1945. El continuo desencuentro entre los hombres indujo al poeta a rechazar el silencio de otras corrientes, en cuanto a ceguera intelectual o imposibilidad de intentar una reflexión acerca de la única evidencia: el genocidio y su relato por parte de los sobrevivientes.
“La poesía como la acción política está en situación. Se la hace con medios marginales” enuncia Fortini en el prólogo de la antología “Foglio di via” donde el poema que da nombre al libro, alude claramente a esa afasia:

Por lo tanto ningún camino para descender
sino éste del norte donde el sol no llega
y son de agua las ramas de los árboles.

Por lo tanto dentro de poco la boca sin palabras...(2).

Este fragmento sintetiza la amenaza exterior y la desesperanza, ese fuego que inmola incluso la posibilidad de dar testimonio de la devastación. El título, al mismo tiempo, traduce el sentido de un salvoconducto que en los desplazamientos acompaña al soldado solitario, dando claras señales de un descenso al infierno.
Así que apremiado por la necesidad de una poesía y un compromiso intelectual que den cuenta de la tragedia humana del mundo contemporáneo, Fortini es artífice de una poética del dolor.
La tragedia está en el ser y no en la cosa: “la palabra no es y no deberá ser nunca la cosa” afirma, por lo tanto entre “palabra” y “cosa” debería existir un hiato, lo cual no debe interpretarse como una imposibilidad estética sino como búsqueda a partir del límite de una experiencia.
Es así como frente a cierta acumulación de sentido político en la primera parte de su obra, en los últimos poemas ese mismo sentido parece suspenderse, como si los fragmentos de la existencia cayeran en el enigma más absoluto.
Entonces alegoría, lirismo y extrañamiento se mezclan para dar lugar a momentos de inusitada altura poética en los cuales la naturaleza aparece como un arcano desde donde algo siempre nos mira y nos hace mirar.
La forma así concebida es una mediación intelectual entre el sentimiento poético y la vocación metafísica. Expresa Fortini en “Come mai le foglie”:

Cómo es que las hojas y las campanas
las hojas que el viento mueve y las campanas
que el viento lleva y la somnolencia
que el verano lleva y cómo es esta dolencia...(3)


En este caso las rimas estructuran el poema confiriéndole una
melodía sin solución de continuidad, fraseo insólito después de un
largo período en el cual una respiración entrecortada en afinidad a una referencia histórico-ideológica, fragmentaba necesariamente el ritmo.
En definitiva, cada vez más desilusionado políticamente por el
giro social en la post-guerra, se comprometió a partir de una crítica a la cultura burguesa y a la estructura organizada de la izquierda histórica. “Verifica dei poteri” (4) libro de ensayo, vierte claramente su posición acerca del tema.

(1) Fortini, Franco. "Foglio di via e altri versi ", Einaudi, Torino 1946, pag.28.
(2) Ob.cit. pag.47.
(3)Fortini, Franco. "Paesaggio con serpente", Giulio Einaudi editore. Torino, 1984, pag. 63.
(4) ”Verifica dei poteri", Einaudi, Torino 1984.


POESÍA Y MEMORIA

“La historia no es más que el hundimiento del tiempo en las llamas de un infierno donde sólo florece la muerte” alega Enzo Traverso en La historia desgarrada.(5)
Así duelo y memoria son el bajo continuo en la poesía de Fortini. De modo que “la poesía dejó de bailar su danza en los campos de exterminio” y después de Auschwitz: “poesía sin máscara” , dice Tadeusz Róziewicz (1921), poeta polaco de la Resistencia. Paul Celan (1920-1970) fue más allá, penetró en el enigma de Auschwitz desde dentro de la misma lengua de muerte, su objetivo tampoco fue comprender, sino ponerle palabras al desgarro de la historia a partir de la tortura que marcó a sus víctimas.
“Así como el horror logra transformar la relación del lenguaje con la experiencia, la memoria en función liberadora, debe impedir que el olvido se apodere del pasado para que no se repita la injusticia”, reafirma Traverso. De otra manera: el presente no debe admitir sin cuestionar lo inconcebible de la historia.
Aunque las palabras nunca van a estar a la altura de la herida, y por lo cual sería vano confiarles la tarea de una comprensión definitiva, el poeta debe seguir mostrando esa distancia entre conciencia y realidad, según Fortini.
Si bien la exigencia de objetar el pasado y la necesidad de una participación histórica en el presente atraviesa su conciencia, el autor se siente impelido por una búsqueda estético-literaria que confiera a la poesía el deber de dotarse de nuevos instrumentos formales, capaces de vincular la escritura a la tradición, sin renunciar por ello a los aspectos más líricos.
Poesia ed errore (6), da cuenta de ese compromiso histórico-político pero al mismo tiempo, muestra cómo éste puede ser desviado por la sociedad de consumo. Reacciona contra las formas burdas de una poesía hecha en función de una cultura de mercado, afirmando de este modo la posibilidad de un universo diferente, imagen inversa a la del hombre contemporáneo, es decir, Fortini no se une al espíritu de la época, lucha contra él.
Para Adorno “El momento histórico es constitutivo de las obras de arte” y agrega “Son auténticas aquellas que sin reticencias y sin creerse que están sobre él, cargan con el contenido histórico de su tiempo” (7).
De modo que las fuerzas que articulan una obra de arte están emparentadas con aquellas que articulan un proceso social. “El arte sin ideología es insostenible” asegura Fortini. Y añade que el “arte por el arte” aceptado con gusto por la burguesía no es más que una forma de neutralización, es un arte que prescinde de un contenido expresivo, su noción de belleza está vacía.
Es así como esas obras, investidas de su carácter mercantil se convierten en trazos efímeros.
Si la conciencia de cualquier estrato social se corrompe ideológicamente por mucho que esté destinada a la verdad, se impone indefectiblemente un rescate.
“Todo conformismo en el pensamiento renuncia a la esencia del mismo” , subraya Fortini. Lo mismo sucede con el dolor, si a partir de una experiencia de barbarie y destrucción no produce un pensamiento avanzado, su ausencia conduce necesariamente al desengaño. “Queridos enemigos... queridos amigos…no siempre claros compañeros...” palabras iniciales de un discurso final (8) , el suyo. De tal forma en poesía como en crítica, Fortini marca abiertamente una coherencia que le es propia. No lo cautiva ninguna moda, permanece aislado pero conmovido porque aún puede sentir, allí donde valga la pena, la hierba que crece.
El último Fortini, estupefacto, por un lado se abre a la armonía de la naturaleza y por otro, dialoga incluso con la poesía clásica. Reconoce que la poesía como lo manifiesta en Traducendo Brecht no cambia nada:

El temporal desapareció con énfasis ... La naturaleza para imitar a las batallas es demasiado débil.
La poesía no cambia nada. Nada es seguro pero hay que escribir.

Sus últimos textos tanto en la ensayística como en la poesía y en los epigramas, parecen rozar el monólogo interior, acentuando cambios de argumento y de registro que tienden a aproximarse al tono intimista de un diario personal que mantuvo a lo largo de su existencia.
Fortini no se desliga por lo tanto de una forma poética tradicional.
Su voz se proyecta dentro de un matiz irónico, firme.
De este modo claro y a la vez lapidario de decir las cosas, percute el sentido de cada palabra y de cada frase, recurso que deriva de su intensa tarea como traductor.
Y en cuanto a la subjetividad, se hace explícita tanto en los momentos que traducen su larga y dolorosa experiencia combativa, como en los poemas más alejados de su militancia.
Es así como el Fortini de los últimos años, se encuentra atravesado a manera de refugio, por un lirismo de incomparable altura poética. La amplitud y la dificultad de aquél que habla a los que vendrán, es de un empuje inextinguible que no se resigna, es más, enseña a ser actual, a “ser en el mundo”, de ahí su gesto didascálico.
“Non è vero che non siamo stati felici” sentencia desde uno de sus versos, donde la felicidad aparece encerrada entre dos negaciones, creando de este modo una relación negación-felicidad que recorrerá toda su obra desde las alegorías poéticas hasta el panfleto más político aludiendo a una duración, a otro tiempo por venir y posible de reinventar.
Dice el poeta: “Una hora existe”.



(5)Traverso, Enzo. "La historia desgarrada", Herder, Barcelona 2001.
(6) Poesia ed errore, Arnoldo Mondadori Editore, Milano, 1969.
(7) Adorno, Theodor, "Para una teoría de la obra de arte",
Taurus, Madrid,1971, pag. 241. Trad.de Fernando Riaza.
(8) ”Cari nemici. Cari amici, non sempre chiari compagni…” , Fortini envió esta carta a la Asamblea por la Libertad de Información el 7 de noviembre de 1994. El periódico "Il Manifesto" la publicó al día siguiente de su muerte acaecida el 28 de noviembre.


Susana Anfossi, Andrea Calabró, Rita Kratsman


HOJA DE RUTA
ELEGÍAS


VICE VERIS

Nunca una primavera como ésta
vino al mundo. Cierto, es un día
prometido desde hace mucho, éste
donde todo es igual
a mis límites, reposando; y cuánta
justicia mansa en la mente está en flor
cuánta luz pura adorna el color de las sombras
del mundo. Ahora sé
por qué desde los inviernos donde
con esfuerzo se alzó mi existencia
me quedó ese nombre, que inscribo
en este aire de abril, sola antigua
y perdida y más allá del llanto
querida imagen de amor, mi compañera.


VICEVERIS

Mai una primavera come questa/ é venuta sul mondo.Certo è un
giorno/ da molto tempo a me promesso questo/ dove tutto al mio sguardo si fa eguale/ ai miei confini, riposando; e quanta/ calma giustizia nel pensiero è in fiore/ quanta limpida luce orna il colore/ delle ombre del mondo. Ora conosco/ perché mai dagli inverni ove a fatica/si levò questo esistere mio vivo/ m’è rimasto quel nome, che mi scrivo/su quest’aria d’aprile, o sola antica/ e perduta e oltre il pianto sempre cara/ immagine d’amore mia compagna.

LOS AÑOS

CORO DE LOS DEPORTADOS


Cuando el hielo se quiebre
dentro de las orillas verdes y se rompan
desde cielos de aire amargo
en los pozos de las carreteras
mundos bárbaros de primavera

estaremos lejos.

Quisiéramos volver y mirar
acariciar el trébol del prado
las vigas de la casa nueva
llorar de piedad por
donde pasó nuestra madre

estaremos lejos.

En cambio nosotros los prisioneros
reiremos sin reposo
y odiaremos hasta donde los filos
de los cuchillos se empuñan.
Maldito quien nos conduce

lejos siempre lejos.

Y cuando hayamos vuelto
la hierba traviesa estará en los patios
y el aliento de los muertos en el aire.
Las arrugas en las manos
el óxido en las palas

y todavía estaremos lejos.

Estaremos todavía lejos
del rostro que en sueños nos ampara
aquí cansados de odio y amor.
Pero vendrán manos nuevas
como vienen nuevas hojas

ahora lejos de nuestros campos.

Pero el brote se abrirá
y la fuente cantará como antes.
Brillarás piedra sepultada
en nuestro corazón
esquirla cruda ley desnuda

al ojo del cielo lejano.

CORO DEI DEPORTATI

Quando il ghiaccio striderà/ dentro le rive verdi e romperanno/
dai celesti d’aria amara/ nelle pozze delle carraie/ globi barbari di primavera//noi saremo lontani.// Vorremmo tornare e guardare/ carezzare il trifoglio dei prati/ gli stipiti della casa nuova/ piangere di pietà/dove passò nostra madre// invece saremo lontani.// Invece noi prigionieri/rideremo senza requie/ e odieremo fin dove le lame/ dei coltellis’impugnano./ Maledetto chi ci conduce// lontano sempre lontano.// E quando saremo tornati/ l’erba pazza sarà nei cortili/ e il fiato dei morti nell’aria./ Le rughe sopra le mani/ la ruggine sopra i badili// e ancora saremo lontani.// Saremo ancora lontani/ dal viso che insogno ci accoglie/ qui stanchi d’odio e di amore./ Verranno nuove le mani/ come vengono nuove le foglie// ora ai nostri campi lontani// Ma la gemma s’aprirà/ e la fonte parlerà come una volta./ Splenderai pietra sepolta/ nostro antico cuore umano/ scheggia cruda legge nuda//all’ochio del cielo lontano.

OTROS VERSOS

SALVOCONDUCTO


Entonces nada nuevo desde esta altura
donde todavía se habla sin mirar y el viento
hace bajar la noche a los cabellos.
Entonces ningún camino por descender
si no éste del norte donde el sol no llega
y son de agua las ramas de los árboles.
Entonces dentro de poco la boca sin palabras.
Y esta noche estaremos en el fondo del valle
donde las fiestas apagaron sus lámparas.
Donde una multitud calla y los amigos no reconocen.

Foglio di via

Dunque nulla di nuovo da questa altezza/ dove ancora un poco senza guardare si parla/ e nei capelli il vento cala la sera.// Dunque nessun cammino per discendere/ se non questo del nord dove il sole non tocca/ e sono d’acqua i rami degli alberi./ Dunque fra poco senza parole la bocca./ E questa sera saremo in fondo alla valle/ dove le feste han spento le lampade.// Dove una folla tace e gli amici non riconoscono.


UNA VEZ PARA SIEMPRE
(1938-1973)



TRADUCIENDO A BRECHT

Un gran temporal
durante la tarde se arremolinó
sobre los techos antes de estallar en relámpagos, agua.
Fijaba versos de cemento y vidrio
donde había gritos y llagas en los muros y partes
también mías, a las cuales sobrevivo. Con cautela, mirando
a veces las tejas castigadas a veces la página seca,
escuchaba morir
la palabra de un poeta o mutarse
en otra, ya no una voz para nosotros. Los oprimidos
están oprimidos y tranquilos, los opresores
tranquilos usan los teléfonos
el odio es cortés, yo mismo
creo no saber de quién es la culpa.
Hay que escribir digo, odiar
a quien con dulzura conduce a la nada
a los hombres y mujeres que se acompañan
y creen no saber. Entre algunos de aquellos enemigos
hay que escribir tu nombre. El temporal
desapareció con énfasis. La naturaleza
para imitar las batallas es demasiado débil. La poesía
no cambia nada. Nada es seguro, pero hay que escribir.

TRADUCENDO BRECHT

Un grande temporale/ per tutto il pomeriggio si è attorcigliato/
sui tetti prima di rompere i lampi, acqua./ Fissavo versi di cemento e di vetro/ dov’erano grida e piaghe murate e membra/ anche mie, cui sopravvivo. Con cautela, guardando/ ora i tegoli battagliati ora la pagina secca,/ ascoltavo morire/ la parola d’un poeta o mutarsi/ in altra, non per noi piú, voce. Gli oppressi/ sono oppressi e tranquilli, gli oppessori/ tranquilli parlano nei telefoni, l’odio è cortese, io stesso/credo di non sapere piú di chi è la colpa/ Scrivi mi dico, odia chi condolcezza guida al niente / gli uomini e le donne che con te si acompagnano/ e credono di non sapere/ Fra quelli dei miei nemici/ scrivi anche il tuo nome. Il temporale/ è sparito con enfasi. La natura/ per imitare le battaglie è debole. La poesia/ non muta nulla. Nulla è sicuro,
ma scrivi.


PAISAJE CON SERPIENTE (1973-1983)
LO VERDADERO QUE ES PASADO

LOS RELÁMPAGOS DE LA MAGNOLIA

Quisiera que ustedes pudieran ver
este cielo sereno que se ha abierto,
la calma de las tejas, la devoción
del hilo de agua que se entibia.
La palabra es ésta: existe la primavera,
lo perfecto junto a lo imperfecto.
El costado de la barca seca bebe
el aceite del barniz, la araña trota.
Diremos más tarde lo que se debe decir.
Por ahora miren la bella curva del oleandro,
los relámpagos de la magnolia.

I LAMPI DELLA MAGNOLIA

Vorrei che i vostri occhi potessero vedere/ questo cielo sereno che si è aperto,/ la calma delle tegole, la dedizione/ del rivo d’acqua che si scalda.// La parola è questa: esiste la primavera,/ la perfezione congiunta all’imperfetto./ Il fianco della barca asciutta beve/ l’olio della vernice, il ragno trotta.// Diremo piú tardi quello che deve essere detto. Per ora guardate la bella curva dell’oleandro,/ i lampi della magnolia.
FRANCO FORTINI