miércoles, 7 de febrero de 2007

EL MEJOR ARTESANO, por Osvaldo Aguirre


En la Divina Comedia (Purgatorio, XXVI) el poeta Guido Guinizelli, uno de los iniciadores del movimiento del Dolce Stil Novo, le presenta a Dante al trovador provenzal Arnaut Daniel de esta manera:

115 "O frate", disse "questi ch´io ti cerno
col dito", e additó un spirto innanzi,
"fu miglior fabbro del parlar materno.
118 Versi d´amore e prose di romanzi
soverchió tutti; e lascia dir li stolti
che quel di Lemosì credon ch´avanzi.
121 A voce più ch´al ver drizzan li volti,
e così ferman sua oppinione
prima ch´arte o ragion per lor s´ascolti." (...)

En traducción de Ángel J. Battistessa (Fondo Nacional de las Artes, Buenos Aires, 1979):

"¡Oh hermano!", dijo, "este que te muestro",
y con el dedo me indicó un espíritu,
"fue el mejor fabro del hablar materno.
Versos de amor y prosas de romances,
sobrepujó; que los estultos digan
que aquel del Lemosín le hace ventaja.
Se vuelven más al dicho que a lo cierto,
y así se quedan en sus opiniones
antes de escuchar bien razón y arte".

Battistessa anota que fabbro es "el que trabaja el hierro; por extensión, el artesano o el artífice en general; aquí, el artista de la lengua". Es el sentido sugerido por T. S. Eliot al citar el verso de Dante en la célebre dedicatoria de La tierra baldía (1922) "For Ezra Pound il miglior fabbro". Es decir, el que da forma y crea un orden.
La dedicatoria significaba un reconocimiento a la intervención de Pound en el armado de la obra. "Puse delante suyo el manuscrito de un poema informe y caótico, que cuando salió de sus manos había quedado reducido a la mitad, en la forma en que aparece impreso", recordó luego Eliot. Lo significativo del caso es que señaló a esa tarea como labor de artesano (fabbro) y que la asimiló a la creación literaria.
La metáfora del artesano fue utilizada para definir la tarea intelectual a partir del siglo XII. Es un indicio, en el plano cultural, de las transformaciones sociales iniciadas en esa época, con el desarrollo de las ciudades y la organización de una economía centrada en el comercio y los talleres de artes y oficios, es decir en la instalación del sistema capitalista. "El intelectual urbano del siglo XII -escribe Jacques Le Goff- se considera y se siente como un hombre de oficio comparable a los otros habitantes de la ciudad. Su función es el estudio y la enseñanza de las artes liberales". Un arte supone por otra parte una técnica, "la especialidad del profesor así como el carpintero y el herrero tienen las suyas". En consideración de Hugo de Saint Victor (siglo XIII), el término describe toda aplicación racional y justa del espíritu a la fabricación de instrumentos, tanto materiales como intelectuales. Ars es una técnica inteligente del hacer, dado que implica "no sólo el conocimiento sino también una producción que deriva inmediatamente de la razón".
Arnaut Daniel vivió probablemente entre 1150 y 1200, en el departamento francés de la Dordogne. Se conservan dieciocho de sus poemas, escritos para ser interpretados por juglares en las cortes de Provenza. El tema de sus textos fue el amor cortés, desarrollado en el estilo del llamado trobar ric, composición de técnica compleja y elaboración refinada. La consonancia de difícil hallazgo y curiosa sonoridad, el cuidado en la selección de la rima, que excluye las corrientes y abundantes, la recurrencia de aliteraciones y monosílabos y el uso de palabras en contextos sorprendentes son algunos de los datos característicos de su obra.
En sus alusiones al trabajo poético, Arnaut Daniel recurre a términos de la carpintería y la herrería. Para competir con el canto de los pájaros, dice, "forjo y limo palabras de valor con arte de amor". La materia poética, glosa al respecto el traductor Martín de Riquer, debe ser trabajada cuidadosamente, embellecida con maestría y repasada a conciencia.
El mencionado "arte de amor" indica sin embargo que para Arnaut la creación poética no depende exclusivamente del saber artesanal. En otro de sus hermosos poemas dice por ejemplo que es el amor quien "acuerda las palabras con la tonada". A diferencia de la corriente dominante en la escuela provenzal, el trastorno amoroso se manifiesta aquí como elemento de creación linguística: Arnaut inventa palabras y significados, descubre rimas y metáforas extrañas y crea nuevas formas (la sextina: seis estrofas con envío final; las mismas palabras aparecen en forma ordenada al final de cada verso). El trabajo de la técnica resulta complementario: "en esta melodía graciosa y alegre -escribe en otra canción- hago palabras, y las acepillo y desbasto, y serán verdaderas y ciertas cuando haya pasado la lima".
La escritura aparece como un compuesto de dos materias heterogéneas. El trovador se deja llevar por la palabra, acude a elementos antipoéticos y extrema la elaboración musical de sus versos, al punto de sugerir por el sonido conceptos no expresados; ese conjunto de rimas difíciles se organiza en una construcción rigurosa, con virtualidad sintáctica. En el envío de una de sus composiciones el poeta se presenta diciendo: "Yo soy Arnaut que acumula el aura (que es capaz de recoger el viento), que cazo la liebre con el buey y nado contra corriente". Es decir, alguien capaz de lograr cosas que parecen imposibles.
El concepto de artesanía adquiere así un sentido particular en las canciones de Arnaut Daniel. Alude al saber técnico, a la pericia en el dominio de la lengua, pero también a la invención y al descubrimiento. Si la experiencia del aprendiz en el taller urbano se diluirá pronto en la repetición mecánica de un modelo preexistente, ese fabbro figura al creador. En Arnaut Daniel se manifiesta la esencia de la poesía.



OSVALDO AGUIRRE

No hay comentarios: